BIENVENIDO A LA RED JUNTOS AMAZONAS

Unidos por el Amazonas para superar la pobreza extrema...

lunes, 31 de enero de 2011

UN HOTEL PARA LA POBREZA EXTREMA

En el recorrido del trabajo diario, como cogestora social de la Estrategia Juntos, he llegado a numerosos lugares en donde se observan familias que en su cotidianidad no viven, sino sobreviven.
 
Detrás de una de las mas modernas edificaciones del municipio (la Cámara de Comercio del Amazonas), y ubicada a la orilla del Río amazonas se encuentra una casa de habitación denominada Residencia EL CAMPESINO; su propietario es el señor Genaro Carihuasari, quien comenta que el hotel funciona desde el año 1965; cuenta con 26 divisiones internas que funcionan como habitaciones. La estructura, palafítica, con características de madera podrida por la humedad y las normales inundaciones del río, las pocas paredes están casi por desplomarse y algunas son forradas en plástico; a pesar de estas precarias condiciones la residencia nunca está desocupada,
Sus huéspedes normales son indígenas, familias provenientes de otras ciudades de Colombia de escasos recursos y hasta extranjeros que llegan a la ciudad en busca de aventuras.
 
En esta residencia, una habitación de 2 por 2 metros, cuesta entre 50 y 60 mil pesos mensuales ó 5 mil diarios. El propietario expresa que “toman la habitación inicialmente la pareja con 2 o 3 hijos; pero días después, en la misma habitación viven hasta 15 personas, entre niños y adultos” y que él no tiene corazón para decirle a los inquilinos que se vayan, sobre todo por los niños. Además, agrega que, no le gusta arrendar las habitaciones por días, porque la gente se va sin pagar.
 
La vida en esta residencia es de pobreza, una pobreza que raya en la miseria de algunas de las Familias JUNTOS que habitan en este lugar. En un cuarto escasamente hay espacio para una cama pequeña que en la mayoría de las ocasiones es un colchón tirado o una lona en el piso donde duermen un promedio de 10 personas, entre niños y adultos.
 
Otro aspecto notorio es la manera como se las ingenian para preparar el alimento diario; otra maniobra en donde, cualquier caneca de pintura grande sirve como fogón (la abren por un lado y en su interior la llenan de carbón y lista la estufa de reciclaje para cocinar los alimentos, como estrategia innovadora del cambio climático). La salubridad y la calidad de vida que se vive en los estrechos pasillos de esta residencia, sumado a los servicios de lavadero y sanitarios es una situación inimaginable pues son compartidos por todos lo que allí sobreviven.

Esta es una sola muestra de las topologías de vivienda que se detectan en el Municipio de Leticia, en donde las oportunidades poco a poco escasean y la pobreza alcanza el extremo, y donde la Red Juntos viene trabajando para detectar, acompañar y buscar ayudas para erradicar la pobreza absoluta en una región de nuestro país en donde se ondean de igual manera las banderas de Colombia, Perú y Brasil.

Don Genaro Caruhuasari y Juana Rodriguez CGS Juntos


 



Foto: Bismarck Amaya Caro

Foto: Bismarck Amaya Caro